Las nuevas reglas del “Juego Wal-Mart”

Wal-Mart presenta un programa pionero de etiquetado ecológico; ¿revolución o despilfarro?

Acceso al Padrón de Provvedores de Wal-Mart
Acceso al Padrón de Provvedores de Wal-Mart


Miguel Bustillo

(16 julio 2009).- El ambicioso programa de etiquetado ecológico de Wal-Mart Stores Inc. podría redefinir el diseño y la preparación de productos que se venden en todo el mundo, o convertirse en un costoso desperdicio de recursos.

El mayor minorista del mundo por ingresos les dirá a los proveedores el jueves que deben calcular y revelar los costos medioambientales totales de fabricar sus productos, y luego permitirle a Wal-Mart exhibir los datos a través de un índice que los compradores verán junto a los precios de toda clase de artículos, desde camisetas hasta televisores.

En su momento considerado un villano medioambiental, Wal-Mart afirmó que la iniciativa establecerá metas estrictas para reducir el consumo de energía, disminuir el desperdicio y presentar productos sostenibles. Algunos de sus esfuerzos previos han tenido un amplio impacto, desde la venta de más de 100 millones de bombillas fluorescentes de bajo consumo a la creación de detergentes concentrados que vienen en un envase más pequeño y usan menos agua.

El impacto inmediato de la iniciativa más reciente de Wal-Mart impactará sobre todo a sus 100.000 proveedores, que deberán soportar los costos de las exigencias medioambientales, en momentos en que muchos tienen problemas económicos.

Wal-Mart insiste en que no habrá excepciones. Cuando se le preguntó qué relación mantendría la cadena con los proveedores que no entreguen los datos, Matt Kistler, el vicepresidente de sostenibilidad afirmó rotundamente: “Probablemente no tendremos ninguna (relación)”.

Iniciativas similares para divulgar información medioambiental entre los consumidores han causado controversia, e incluso expertos se quejaron de que el “eco-parloteo” resultante tenía poco uso práctico.

Len Sauers, vicepresidente global de sostenibilidad de Procter & Gamble Co., dijo que sería necesario que las etiquetas sean científicamente correctas pero comprensibles para los consumidores. Según el ejecutivo, varios intentos similares en Europa “han resultado muy difíciles, porque no lograron proveerle al consumidor una información que tenga sentido”.

“Imagino el día en que uno mire una prenda de vestir, dé vuelta la etiqueta y pueda saber cuán sostenible es en realidad”, señaló el director de marketing de Wal-Mart, John Fleming. “Sería como lo que hoy es la etiqueta de nutrición. Pero es necesaria cierta estandarización”.

Personas al tanto de los planes de la empresa afirman que busca adelantarse a potenciales reglamentaciones gubernamentales de etiquetado medioambiental -ya hay reglas similares en relación a gases de efecto invernadero en Gran Bretaña y Japón- y para establecer el estándar en sus propios términos y que luego la industria minorista puede adoptar para comunicar el nivel ecológico de los productos que venden.

Sin embargo, Wal-Mart puso en duda que buscara adelantarse a las reglamentaciones. Fleming, que ayuda a liderar la iniciativa, afirmó que quería mejorar la calidad de los productos que vende la tienda de descuentos.

El presidente ejecutivo de Wal- Mart, Mike Duke, lanzará el proyecto formalmente el jueves durante un discurso ante empleados y proveedores. Pedirá “un nuevo estándar minorista para el siglo XXI”, y les pedirá a los más de 100.000 proveedores de la empresa en todo el mundo que entreguen detalles de su uso de agua y sus emisiones de dióxido de carbono para octubre. Un cuestionario de 15 preguntas busca obtener información sobre la generación de desperdicios, el uso de recursos y la participación de los clientes.

Es probable que los consumidores no vean las etiquetas hasta dentro de unos años. Fleming estimó que podría llevar unos cinco años o más, aunque expertos externos involucrados en el proyecto afirmaron que podría comenzar antes, quizás en 2011. Cómo lucirán las etiquetas y exactamente qué buscarán ilustrar aún no ha sido determinado.

Anuncios

Wal-Mart Modelo a seguir…

El Paraíso está en México.

El Observador Samuel García Publico Milenio Negocios 2 de Jul¡o 2009

Me encantó el título que los editores de El Semanario le pusieron a un reportaje que aparece publicado hoy sobre la cadena de supermercados Wal-Mart. “El paraíso está en México” es la mejor forma de decir que los directivos y socios de Wal-Mart Stores en Estados Unidos están encantados con sus operaciones en el mercado mexicano; un mercado que les ofrece todo para seguir creciendo en ventas a pesar de la crisis, con niveles de rentabilidad elevados, con una competencia debilitada, con una alta eficiencia en sus procesos y con un mercado minorista en el que aún queda mucho territorio por conquistar. ¿Se puede pedir más?

El reportaje LATIN TRADE de la periodista Marisol Rueda llega a una conclusión: Wal-Mart México se ha convertido en el modelo a seguir al interior del corporativo global cuando se trate de conquistar nuevos mercados y, obviamente, en la envidia de otras divisiones de negocios del gigante del retail mundial.

Por algo Eduardo Solórzano, su presidente ejecutivo, fue reconocido como uno de los mejores presidentes ejecutivos del mundo. ¡Y se lo merece!

Claro que pensándolo bien efectivamente México es el paraíso para muchos negocios. Y si no preguntémosle a los españoles del BBVA, a los estadunidenses de Coca-Cola, Starbucks e incluso de la Ford o de la General Motors, o a los suizos de la Nestlé. Y ya encarrilados preguntémosle también a los mexicanos del Grupo Carso, de Bimbo, de Grupo México, de Peñoles o de Televisa. ¿A poco no el paraíso está en México, señores?

Sígale la pista…

sgarcia@elsemanario.com.mx

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑